Viajar a Estambul

Entre las curiosidades más destacables para viajar a Estambul se encuentra el poder visitar la única ciudad del mundo que se ubica en dos continentes, lo que se refleja en su contraste de culturas que mezcla la esencia del viejo continente y el exotismo asiático en una combinación única en su especie.

Estambul es una ciudad grande con mucha vida que le proporcionan sus quince millones de habitantes y  cuenta con una larga trayectoria histórica de gran proyección internacional a lo largo de los siglos, por haber sido la capital de tres grandes imperios pertenecientes a tres grandes culturas, Romana, Bizantina y Otomana, lo cual se refleja en la majestuosidad de sus edificios y monumentos.

La ciudad turca parece ser un anclaje en el tiempo mediante el que se unen dos culturas tan diferentes como la europea y la asíatica, además de fusionarse estilos y tradiciones ancestrales con las tendencias de la actualidad y por eso es una de las ciudades que alberga mayor cantidad de visitantes cada día.

Estambul se encuentra ubicada en las orillas del río Boro Boro y entre dos mares, el Mar Mármara y el Mar Negro, lo que le aporta muchas posibilidades turísticas para quienes les guste la navegación pudiendo visitar las ciudades y pueblos colindantes.

Otro punto de referencia para viajar a Estambul que no puedes dejar de visitar es el templo de Ayasofya, que internacionalmente se conoce como la mezquita Santa Sofía y es una de las obras arquitectónicas más importantes en representación del arte bizantino y todo un espectáculo para contemplar.

El Sultanahmed Camii o mezquita azul es el probablemente el monumento más importante de Estambul y su mezquita principal, pese a que tiene la mitad del tamaño que la anterior, algo que resulta difícil apreciar a simple vista, sin duda otra parada obligatoria durante la visita.

Quienes vayan a viajar a Estambul, no pueden olvidarse de pasar por el Gran Bazar, el más importante de toda Turquía donde podremos encontrar artesanías y productos típicos de la zona a muy buenos precios si sabemos regatear, algo a lo que los turcos están muy acostumbrados porque es toda una tradición comercial y un atractivo añadido para turistas.

El Palacio Topkapi es uno de los monumentos referentes del imperio Otomano y entre sus 700.000 metros cuadrados alberga cosas muy interesantes como los jardines, murallas, un museo o “el tesoro”, que es una estancia donde se custodian algunos de los objetos más valiosos del mundo, tales como el diamante del cucharero, que perteneció a la madre de Napoleón y cuenta con 88 quilates, por lo que está considerado el más valioso del mundo o el puñal topkapi, confeccionado con esmeraldas y oro.

La visita al palacio no estaría completa sin acceder al harén del sultán (aunque para ello hay que sacar una entrada a parte), una estancia que tenía capacidad para albergar entre 500 y 800 mujeres y cuya responsabilidad en la organización recaía sobre la madre del jefe de estado.

4 comentarios en “Viajar a Estambul

Deja un comentario