Coffee Shop Bull Dog en Ámsterdam

Curiosidades de Ámsterdam

Ámsterdam es una de las ciudades más cosmopolitas de Europa y cada año concentra a millares de turistas atraídos por sus bellos paisajes, sus canales, barrios emblemáticos, y porqué no decirlo, los coffee shops.

Aunque Ámsterdam es famosa por sus excentricidades y peculiaridades turísticas de algunos puntos emblemáticos en la ciudad, lo cierto es que la oferta cultural de la capital holandesa también es muy amplia y tan sólo en su territorio se concentran más de cuatrocientos museos y galerías que se pueden visitar durante la estancia en los Países Bajos, aunque serán precisos varios días de estancia para  poder explorar todos sus entresijos y rincones, aunque no se trata de una ciudad excesivamente grande en comparación con otras capitales europeas.

Los museos de Ámsterdam tampoco están exentos de curiosas particularidades que se apartan un poco de la línea clásica de los museos tradicionales, estos son algunos de los más curiosos que podremos visitar durante el viaje.

El museo Vrolik, también es conocido como el Museo de las Deformidades por el contenido que allí se expone y que abarca todas las malformaciones humanas que eran objeto de estudio durante los años 1755-1859 por Geraldus Vrolik, científico que da nombre al museo y uno de los pioneros en la teratología, la rama de la ciencia que estudia las malformaciones y cosas extrañas. El contenido que podemos encontrar en este museo como podemos imaginar incluye desde cráneos deformes, fetos y muchos huesos.

Siguiendo con los temas escabrosos el Museo de la Tortura pone de manifiesto la creatividad de la crueldad humana mediante los diversos utensilios y maquinarias utilizados a lo largo de la historia, desde la guillotina francesa hasta maquinarias tan aterradoras y crueles como la doncella de hierro o la trituradora de cráneos.

Menos tétrico que los anteriores pero igual de curioso e inquietante es el Museo del Funeral Holandés, que pretende ilustrar a los visitantes sobre la cultura funeraria en Holanda a lo largo de la historia incluyendo, ritos, tradiciones y recordatorios para sus miembros más ilustres.

El Museo del Tatuaje y el Museo del Gato exponen una temática más amena para el visitante pero igualmente curiosa donde se podrán visualizar gran cantidad de carteles, rótulos y fotografías, además de conocer todos los entresijos del arte corporal y cultura felina.

En un país tan liberal como  Holanda no podían faltar el Museo del Sexo y el Museo de la Marihuana en pleno corazón de la capital y que más visitantes reciben cada año, casi medio millón de turistas dedican una parada a estos emblemáticos lugares durante su visita y estancia en la ciudad.

Hablando de sexo y marihuana, uno de los lugares más curiosos de Ámsterdam, de toda Holanda y una visita obligada para los turistas es el Barrio Rojo, donde se pueden observar dentro de sus escaparates a atractivas chicas con gestos insinuantes y un precio en la etiqueta como si se tratara de una tienda de ultramarinos.

En este punto merece la pena reseñar que los Holandeses son los hombres más altos del mundo, aunque sus mujeres no se quedan atrás, pues la media es de 1’84 para ellos y de 1’70 para ellas y que además de guapas, las chicas holandesas suelen estar en forma porque el medio de transporte más extendido de la capital y de todo el país es la bicicleta.

Los Cofeeshops merecen una mención especial, pues son una de las principales atracciones turísticas  de Amsterdam, son como cafés normales con la particularidad de que dentro se puede fumar marihuana y tienen su propia carta de yerbas igual que tienen  una carta de cafés originarios de todas partes del mundo.

Es necesario puntualizar que aunque la marihuana es legal en Holanda se consume bajo unas normas y directrices, por ejemplo, está permitido fumar dentro de los coffeshops pero no en la calle, e incumplir esta norma conlleva una sanción administrativa como en cualquier otra ciudad del mundo.

Deja un comentario