Palacio de la Ópera Garnier de París

Si de edificios con historia y belleza se trata, el Palacio de la Ópera Garnier de París es toda una obra maestra que combina lo mejor de la arquitectura con todo tipo de manifestaciones artísticas entre las que resalta el hecho de que haya sido la fuente de inspiración para que Gastón Leroux escribiera la reconocida obra “El fantasma de la Ópera”.

Este preciado monumento al que muchos reconocen simplemente como Ópera Garnier pertenece al IX distrito de la ciudad y corresponde a un claro estilo Neobarroco que se adornó maravillosamente para crear un imponente lugar.

Historia:

Se dice que aproximadamente a mediados del siglo XIX, Napoleón III decidió abrir una convocatoria para recibir de diferentes arquitectos los mejores proyectos para seleccionar aquel que mejor se adaptara a su objetivo de construir la “Academia Imperial de Música y Danza”.

El ganador resulto ser un hombre bastante joven llamado Charles Garnier, quien tras precisar la colaboración de mosaiquistas, escultores y pintores inició obras en 1861 debiendo superar miles de inconvenientes hasta que finalmente en enero de 1875 fue inaugurado.

El Palacio:

El palacio está elaborado en mármol y oro, sus espacios más renombrados son su bella escalera de mármol, el salón del glaciar, el inmenso telón que cubre un escenario apto para unos 450 artistas y la araña de luces ubicada en el auditorio central, no podemos dejar de hacer referencia a sus preciosas estatuas y bustos que le añaden lujo y gran sofisticación.

Centrar mapa
Tráfico
En bicicleta
Tráfico

Deja un comentario