Comer en Viena

Qué y dónde comer en Viena

Para los turistas que tengan pensado visitar la capital austriaca próximamente hemos seleccionado una recopilación sobre Qué y dónde comer en Viena adaptable a todos los bolsillos, pues la oferta gastronómica de la ciudad es lo suficientemente variada como para complacer a todos los gustos.

La cocina vienesa es muy variada porque está influenciada parcialmente por los países vecinos como Alemania y en menor medida por República Checa, Hungría y también Italia, por lo que su gastronomía es un popurrí en el que se mezclan platos típicos de pasta, salchichas de toda índole y tartas, una de las delicatessen típicas de la zona y de cosecha propia.

Viena también destaca por su exquisita producción de vinos, una condición que se ve favorecida por el entorno natural de sus alrededores que favorece su producción, especialmente vinos jóvenes y blancos que son las especialidades autóctonas.

Aunque la capital austriaca no se caracteriza por ser una ciudad económica, en lo que a gastronomía se refiere hay una gran variedad para elegir, desde infinidad de puestos de comida callejeros con menús por poco más de dos Euros, pasando por múltiples cafeterías que sirven la deliciosa tarta Sácher, que es una de las delicatessen típicas de la zona.

El horario de apertura para desayunar es de diez de la mañana a diez de la noche, desde las 12 de la mañana se sirve el almuerzo y la cena comienza desde las seis de la tarde, aunque algunos locales quedan abiertos hasta las once porque están acostumbrados a los turistas y en algunos países la cena suele servirse mucho más tarde.

El barrio de la catedral es uno de los que concentran mayor oferta gastronómica en la capital que se distribuye en numerosos bares, restaurantes y cafeterías prácticamente sin moverse de la zona.

Algunos platos típicos de Viena

Como hemos comentado anteriormente, la gastronomía vienesa recibe influencia de los países colindantes, lo cual se deja apreciar en la elaboración de sus platos típicos tales como el  Kasnudeln, un original plato de pasta que está relleno de queso y se acompaña con hojas de menta y ciruelas o el Käsespätzle, otro consistente plato de pasta al huevo acompañado de una deliciosa salsa de cebolla a la parrilla con mantequilla.

En el apartado de las carnes el Wiener Schnitzel es uno de los platos más característicos y consiste en un escalope o filete empanado con salsa templada de patatas. Otros platos típicos de carne son el Tafelspitz, que es carne de buey condimentada con vinos y mezcla de especias acompañada de verduras y el Gulash, que es un clásico estofado de carne típico de la zona que se condimenta con cebolla y pimentón.

Tarta Sácher
Tarta Sácher

Entre los postres más populares que podemos degustar en las numerosas cafeterías de la zona se encuentran la clásica Apfelstrudel, que es una tarta de manzana y la Tarta Sácher, que es el dulce más famoso de toda Viena y cuenta con casi dos siglos de historia desde que un aprendiz de repostero la inventó en el año 1832.

Esta deliciosa tarta de bizcocho con mermelada de albaricoque cubierta con chocolate, puede degustarse en restaurantes, cafeterías y cafés, aunque muchos turistas hacen cola en el Hotel Sácher para degustarla pese a que el precio suele ser el doble del habitual.

Son muchas las posibilidades disponibles para impregnarse de los sabores vieneses durante una visita turística, aunque los viajeros más tradicionales no deberían perderse los Heuriger y beisl, unos encantadores locales rústicos donde además de servir la comida local ofrecen música tradicional y espectáculos en vivo.

Deja un comentario