Guía de Delft >

11 Razones Para Visitar Delft

Es posible que nunca hayas oído hablar de la pequeña ciudad holandesa de Delft, sin embargo, es muy famosa en Holanda. Solía ser la tercera ciudad holandesa más grande, y la más rica, hace nueve siglos.

A veces los mejores destinos no son los más conocidos. ¡Pequeñas joyas escondidas donde ninguno de tus amigos ha estado (¡aún!) pueden resultar una gran sorpresa!

Es muy fácil llegar a Delft desde las principales ciudades holandesas. Teniendo en cuenta lo pequeño que es el país, imagínese: Delft está a solo 1 hora en tren desde Ámsterdam, a 14 minutos de Rotterdam y a solo 10 minutos de La Haya. Si vas a viajar a los Países Bajos por unos días, pónlo en tu lista, no lo lamentaras.

Te contamos todas las razones por las que merece la pena visitar Delft.

1. La Mejor Vista Aerea de Holanda

La magnífica Iglesia Nueva (Nieuwe Kerk) no es exactamente nueva: se construyó en 1381. Su torre de 109 m de altura es la segunda más alta del país y ofrece una vista espectacular de los canales históricos, las calles y los tejados de Delft, hasta la Haya, que puede verse en el horizonte. Es, con mucho, la mejor vista de la torre que he visto en el «país plano».

La Nueva Iglesia es el lugar de entierro de la mayoría de los miembros de la familia real holandesa y alberga un interesante museo (dirección: Markt 80).

2. Delft es una de las Ciudades más Encantadoras de Holanda

Delft es como una miniatura de Ámsterdam, pero más encantadora, más virgen por el turismo de masas, se siente más holandés. Es lo suficientemente pequeño como para ser visto en uno o dos días, dependiendo de los museos que desee visitar. Es perfectamente transitable, con los mejores lugares ubicados cerca uno del otro. Además de los museos de la Iglesia Vieja y de la Iglesia Nueva, también esta el centro Vermeer, el museo Prinsenhof (Princes’ Court), Royal Delft y el histórico molino de viento.

La ciudad nunca deja de impresionar a los visitantes, con la belleza de sus estrechas calles junto a los canales y su agradable ambiente; es un placer estar aquí.

3. Casas Medievales, Calles y Canales Perfectamente Conservados

Hay partes extensas de Delft que no han sido tocadas por la modernidad. Su precioso tejido urbano medieval y renacentista ha sido completamente conservado. Por la noche, cuando el centro de la ciudad está iluminado por tenues lámparas, te sentirás viajando atrás en el tiempo.

4. La Torre Inclinada Medieval de la Iglesia Antigua de Delft

Una curiosidad: la Iglesia Antigua (Oude Kerk), originaria de 1246, tiene una torre de 75 metros de altura conocida como Scheve Jan = «John Torcido», ¡está inclinada casi 2 metros de la línea vertical!

Desde algunos puntos, especialmente al acercarte desde ambos lados de la hermosa calle del canal Oude Delft, tienes la impresión de que la torre caerá en cualquier momento. Pero todavía resiste (al menos al momento de publicar este artículo). Una de las mejores cafeterías de la ciudad, Stads Koffyhuis (dirección: Oude Delft 133) ofrece una café con chocolate llamada The Delft Slanting Cup, en una taza especialmente diseñada con forma inclinada. ¡Delicioso y Curioso!

La Iglesia Vieja es un lugar de enterramiento de algunos de los holandeses más importantes, incluidos héroes, nobles, artistas y científicos, como el pintor Johannes Vermeer (1675) y el inventor del microscopio Anton van Leeuwenhoek (1723).

5. Museo Vermeer

Johannes Vermeer (1632–1675) fue uno de los pintores más apreciados del Siglo de de Oro neerlandés. No solo nació en Delft, aparentemente casi nunca abandonó su ciudad natal. Echa un vistazo a Vermeer Centrum Delft (dirección: Voldersgracht 21) para obtener una explicación extensa de los tiempos en que vivió, las influencias bajo las que estaba y, lo más interesante, su uso magistral de la luz en todas sus formas y colores. El museo no posee ninguna pintura original de Vermeer. Las pinturas más famosas de Vermeer se exhiben en el Mauritshuis en La Haya («La Jovén de la Perla») y en Rijksmuseum en Ámsterdam.

6. Ceramica Azul de Delft

La porcelana holandesa se llama Delftware o Delft Blue. En cualquier ciudad holandesa en la que veas la delicada porcelana pintada con azul índigo con escenas y figuras elaboradas, sus orígenes se encuentran casi siempre en Delft. Delftware fue uno de los principales productos comerciales y de exportación del país en los siglos XVII y XVIII. Existe el Museo Royal Delft de la fábrica activo desde 1653 (dirección: Rotterdamseweg 196).

7. Tiene el Mejor Molino de Viento – Gratis

El hermoso nombre del molino de viento de Delft es De Roos (Rosa) y es un monumento de 1679. Es el único molino de viento que queda de los 18 que existieron en Delft desde el siglo XIV. Puede ver su contorno al salir de la impresionante estación de tren principal, en el extremo más alejado de la calle principal en Delft, Phoenixstraat (dirección: Phoenixstraat 112).

El molino de viento tiene varios pisos de altura y lo fantástico de esto es que puedes explorarlo libremente por tu cuenta. Los propietarios lo mantienen abierto de forma gratuita y, a menudo, están dispuestos a enseñarle cómo operar las «velas» del molino de viento. No se pierda la terraza en uno de los pisos más altos, tiene una hermosa vista sobre el centro de la ciudad y la calle principal. La tienda del molino de viento vende pastas frescas y pan de su propia harina molida, y algunos recuerdos agradables, como formas del molino para hacer galletas.

8. Mercadillo con Encanto todos los Sábados

Si quieres experimentar un ambiente verdaderamente holandés, ¡ven a la ciudad en un día de mercado! Hay mercados todos los jueves y sábados, pero el del sábado es mucho más pintoresco. A lo largo de los canales y callejones históricos, los vendedores ambulantes abren sus puestos con todo tipo de objetos vintage de segunda mano, desde zuecos usados (zapatos de madera holandeses) hasta juegos de Delftware, desde patines de hielo antiguos hasta copas de metal. Hay muchos artículos interesantes para comprar como souvenirs, pero sobre todo el ambiente es genial, hay música ruidosa, una multitud feliz y sabrosas galletas, como stroopwafels.

9. Estatua de la Vaca en la Antigua Plaza del Mercado de Ganado

Hay varias hermosas plazas históricas en Delft, ubicadas cerca unas de otras. La plaza principal es la encantadora Grote Markt, que acoge un mercado los jueves. Luego está Brabantse Turfmarkt, que alberga un mercado de flores y alimentos el sábado. El más encantador, sin embargo, es Beestenmarkt. Esta bonita plaza sombreada por árboles se usó como un mercado de ganado, y hay una clara señal de ello: una estatua genial de una vaca de color psicodélico con «tacones» de jarras de leche en un pedestal con piel (estampado) de vaca. Mi escultura holandesa favorita. Épico. Beestenmarkt se convierte en un centro de entretenimiento por la noche y los fines de semana a lo largo del día. Algunas de las mejores cafeterías y restaurantes de Delft se encuentran aquí (ver más abajo).

10. Los Pubs, Bares y Restaurantes en Delft son Espectaculares.

Mis platos favoritos favoritos de Delft incluyen un postre servido en un zueco, ya sabes, un zapato holandés de madera; lo obtendrás en Spijshuis De Dis (dirección: Beestenmarkt 36). También es uno de los mejores restaurantes que sirven comida holandesa en la ciudad. Los platos son elaborados y llenos de sorpresas.

Para obtener más comida holandesa, vaya a t’ Postkantoor (dirección: Hippolytusbuurt 14), sirve cenas increíbles, pero asegúrese de reservar con anticipación.

Luego, está el mejor pastel de manzana de la ciudad, con una enorme cantidad de crema batida, en el hermoso café Kobus Kuch (dirección: Beestenmarkt 1), con un pequeño unicornio saltando sobre una de sus ventanas.

El pub más encantador es el Belgisch Bier Café Belvédère (dirección: Beestenmarkt 8), con una extensa colección de las mejores cervezas belgas del mundo.

Un pub ubicado en un entorno verdaderamente único es Eetcafé De Ruif (dirección: Kerkstraat 22-24) con su pequeña y encantadora terraza de pontones con vista al canal.

11. Delft es una Ciudad Siempre Animada

Además de los días de mercado (jueves y sábado) y los días festivos locales, Delft nunca parece estar abarrotado, pero mantiene un ambiente animado y dinámico. Si te sientes abrumado por las multitudes en Amsterdam o Rotterdam, puedes respirar aquí, es definitivamente relajante. Nunca se siente aburrido, hay tantos lugares para ir y por la noche restaurantes, pubs y bares se llenan de gente.

***

Y hay una razón más importante para visitar Delft: ¡es la sede actual de Euroviajar.com!Plaz

Autor

Małgorzata Kmita

Chief Editor & Writer of euroviajar.com, a serial expat - I've lived in 7 countries, I speak 7 languages, and I travelled to 39 countries so far. I have a deep interest in understanding the culture and lifestyle of various countries and regions. I'm always looking for the authentic local habits, tastes and surprises that give a certain place its character.

Esperamos tu respuesta, escribe tu comentario:

Por favor, revisa tu comentario. El mensaje debe contener al meno 5 caracteres.
Tu comentario es correcto.
Por favor, revisa tu nombre. Debe contener caracteres alfabéticos y una longitud entre 3 y 30 caracteres.
Tu nombre es correcto.
Por favor, revisa tu email. El formato debe ser [email protected]
Tu email es correcto.
Por favor, revisa la URL de tu página web.
Tu URL es correcta.